Liber Gomorrhianus

23 Octubre, 2015 – Espiritualidad digital

Acto de conciliación

acto-de-conciliacion   Creo recordar que, cuando yo estudiaba Derecho, se llamaba acto de conciliación. Antes de determinados juicios, las partes podían reunirse y llegar a un acuerdo entre ellas, evitando así el procedimiento judicial.

   Cuando te diriges al tribuna con el que te pone pleito, haz lo posible por llegar a un acuerdo con él, mientras vais de camino; no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y el guardia te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no pagues el último céntimo.

   El que te pone pleito, principalmente, es el propio Jesús. Él es el primer ofendido por tus pecados, y el que ha sido crucificado por tus culpas. En segundo lugar, te ponen pleito muchos prójimos, todos aquellos a quienes has ofendido durante tu vida. Y, en tercer lugar, como tengas que pagar hasta el último céntimo de tus agravios, no saldrás del Infierno en toda la eternidad.

   Bendito acto de conciliación. Tienes mucho trabajo y poco tiempo: hazte amigo de Jesús, ama a tu prójimo, y acógete ahora, antes del Juicio, a la misericordia divina en el sacramento del Perdón. Es tu gran y única oportunidad.

(TOI29V)

“Evangelio