Evangelio 2018

22 octubre, 2015 – Espiritualidad digital

El fracaso de Dios

fracaso   Jesucristo es el Príncipe de la paz. Vino al mundo para que el hombre, sometido a la discordia del Diablo, encontrase su paz en Dios. Sin embargo, dice:

   ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres.

   Son palabras que pronuncia a su pesar, el corazón y los ojos arrasados en lágrimas. «Si entra en la Tierra en Príncipe de la paz, deberíais pensar que viene a traer la paz de Dios. Así debería ser, y así quería Dios que fuese. Pero, a causa de la dureza del corazón del hombre, el que viene a traer la paz no traerá sino división. Será bandera discutida; unos caerán al tropezar con Él, y otros se levantarán apoyados en Él, para que quede clara la actitud de muchos corazones (Cf. Lc 2, 34-35)». Simeón predijo ese fracaso de Dios.

   Si Dios fracasó, y queriendo enviar paz sembró división, la culpa es toda nuestra. Dos mil años después, la Cruz sigue cortando a la Humanidad como un cuchillo: unos huyen despavoridos a su vista, y otros se recuestan en ella y allí encuentran la paz.

(TOI29J)

“Evangelio