Evangelio 2018

19 octubre, 2015 – Espiritualidad digital

El que anda sobrado…

sobrado   Puedes pagar un millón de euros para que te operen en Chicago; puedes gastarte una fortuna en el mejor especialista; puedes costearte el tratamiento más caro; puedes comprar una farmacia entera; puedes adquirir todas las acciones de la Clínica Mayo… Al final, morirás de todas formas. No sé si es una buena noticia, pero es la verdad.

   Aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.

   Por muy sobrado que andes, no te lo creas. Estás conectado a una fuente de energía, y el enchufe no está un tus manos, sino en las de Dios. Eres pobre de solemnidad. Y, si tu dinero te hizo creer que eras alguien, cuando llegue ese último momento tendrás que afrontar la más dura de las muertes: la de quien se da cuenta, demasiado tarde, de que ha vivido una mentira. Y morirás decepcionado y triste.

   Mejor andar «faltado» que sobrado. Y saber, cada mañana, que la vida es regalo de Dios. Y dar gracias. Y reconocer que necesitas la ayuda del Cielo para aprovechar cada minuto en lo que de verdad cuenta: en ser rico ante Dios.

   Y amar mucho, y sonreír mucho, y perdonar todo, y rezar noche y día.

(TOI29L)

“Evangelio