Evangelio 2018

5 octubre, 2015 – Espiritualidad digital

Aunque tengamos naranjas en Mercadona

naranjas   Que yo sepa, es la única «feria mayor» de todo el calendario litúrgico. Como si hubieran inventado la categoría sólo para celebrar las témporas de acción de gracias y petición que hoy conmemoramos. Coincide con la recolección de las cosechas, pero, a quienes vivimos en ciudades y tenemos naranjas en Mercadona durante todo el año (aunque sean de Sudáfrica), eso de la recolección nos cae un poco lejos.

   Pero está bien traído. El curso ha comenzado apenas hace un mes en los colegios, y de las vacaciones ya no queda más que el recuerdo. Es buen momento para situarnos ante Dios, dar gracias por el nuevo curso, y pedir lo que importa: que hagamos la voluntad de Dios.

   Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá. Pedir lo que Dios quiere es garantía de que seremos escuchados. Pedimos ahora, al comienzo del curso, que trabajemos para Él; que lo hagamos con alegría; que nos desgastemos con gusto para servir a los hombres; que nuestro trabajo sea prolongación de la Eucaristía…

   … Y, sobre todo, que, durante este curso, no dejemos jamás la oración, ni el rosario, ni la misa, por muchas que sean nuestras tareas.

(0510)