“Evangelio

28 Septiembre, 2015 – Espiritualidad digital

Atajos

atajos   En cierta ocasión, una persona cuya conversión tuve el privilegio de contemplar se me acercó: «Padre, desde que me he convertido, ya no puedo seguir saliendo con los ateos con quienes salía. No tengo nada que ver con ellos».

   Los atajos, aparentemente, llegan al destino por la ruta más breve. Pero cuando lo importante es recorrer el camino, y cuando el propio Cristo se ha llamado a Sí mismo «Camino», los atajos son una apostasía en toda regla.

   Decir, como dijo Juan: no es de los nuestros, es fácil. Y emprenderla contra el impío para que no se acerque puede ser hasta cómodo y aparentemente celoso. Pero el Camino no pasa por ahí.

   No se lo impidáis. Acoge al otro tal como es. Así lo ama Dios. Y busca, en esos ateos que tanto te repugnan, lo que hay en ellos de noble, lo que el mismo Dios ha sembrado en sus almas. Verás que también ellos desean, a su modo, la verdad y el amor. Acude en su ayuda, ahora que has descubierto a la Verdad, y muéstrales a Cristo. Anúnciales su Amor con tu amor.

   Ése es el camino. El corazón de Cristo Pastor. Lo demás son atajos.

(TOI26L)