“Evangelio

21 Septiembre, 2015 – Espiritualidad digital

¡Levantemos el corazón!

CxMO_LEVANTARSE_DE_UNA_SILLA.jpg_659879267   Dicen que toda larga marcha comienza siempre con un paso… Pero no es verdad. Antes de ese primer paso es preciso un gesto crucial, sin el cual no habrá ni primer paso ni larga marcha: el heroico gesto de levantarse.

   Y no debe ser fácil. Porque muchas personas deciden seguir a Cristo desde la silla, la butaca, o incluso el banco de la iglesia. No hay más que ver la cantidad de feligreses que, llegado el «sursum corda» de la misa («levantemos el corazón») aún continúan sentados en sus asientos, y sólo entonces deciden levantar con gran esfuerzo, si no el corazón, al menos las posaderas.

   Se dicen cristianos porque están a favor. Están a favor de Jesucristo, de la Iglesia, del Papa, de Cáritas, y algunos incluso de su párroco. Escuchan el sermón y se deleitan oyendo esas cosas tan profundas. Rezan desde el asiento, aprovechando que están en el templo…

   Pero si se trata de desmontar su vida para acercarse a quienes no creen, o de prescindir de comodidades para hacer limosnas… ¡Bueno, bueno, tampoco hay que pasarse! ¡Ellos ya están a favor!

   Él se levantó y lo siguió. ¡Así comienza una larga marcha! Levantando el… el corazón.

(2109)