Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

17 Agosto, 2015 – Espiritualidad digital

La mentira sin remedio

yeshc3baa-y-el-jc3b3ven-rico   Probablemente, la peor de las mentiras sea la que uno se dice a sí mismo. Porque, cuando mentimos a otros, sabemos que mentimos, y, al menos, conocemos la verdad, aunque la ocultemos. Pero cuando nos mentimos a nosotros mismos perdemos la noción de la realidad, y pasamos a vivir en la mentira. La mentira es peor que la muerte.

   «No darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo». El muchacho le dijo: – «Todo eso lo he cumplido, ¿Qué me falta?»

   ¿Os lo creéis? ¿Se lo creía él? ¿De verdad, nunca, en su joven vida, había contestado mal a sus padres? ¿Nunca había despreciado a su prójimo? ¿Nunca había dicho una sola mentira? ¿O acaso era ésta la primera?

   Sabemos que, sin ayuda de la gracia, es imposible al hombre permanecer en el bien sin pecar. Quienes aseguran «No tengo pecados. No necesito confesarme», tienen un serio problema. Porque quien dice «Este pecado no me atrevo a confesarlo, siento vergüenza», al menos sabe que ha pecado, y muy probablemente se acabará acusando. Pero quien se ha convencido a sí mismo de que nunca ha pecado tiene muy difícil arreglo.

(TOI20L)