“Evangelio

11 Agosto, 2015 – Espiritualidad digital

Si quieres ser importante…

importante   Se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: – «¿Quién es el más importante en el reino de los cielos?». El deseo de ser importante se esconde en el corazón de todo hombre. Necesitamos que alguien nos diga: «eres importante para mí». Pero algunas personas –los santos– han decidido ser importantes para Dios y pasar desapercibidos entre los hombres.

   Hay dos formas de ser importantes: por arriba o por abajo, deslumbrando o conmoviendo. Te ofreceré un ejemplo: en una reunión de directivos de una gran empresa, cada participante se esfuerza por deslumbrar al presidente. Todos pretenden aportar la mejor idea, o el proyecto más sofisticado. De pronto, irrumpe una mujer que llega tarde a la reunión. No ha encontrado con quién dejar a su bebé, y lo trae en brazos. Inmediatamente, los ojos de esos directivos se dirigen al bebé, que sonríe. Alguien tendrá que decir «volvamos a lo nuestro», porque ese pequeñín se ha convertido en la persona más importante de la reunión.

   ¿Lo entiendes ahora? El que se haga pequeño como un niño, ése es el más grande en el reino de los cielos. Si quieres ser importante para Dios, no intentes deslumbrarlo; no podrás. Conmuévelo. Sé niño.

(TOI19M)