Liber Gomorrhianus

1 Agosto, 2015 – Espiritualidad digital

Formas de evitar el martirio

martirio   El martirio no es un destino inexorable. Hay formas de evitarlo. Ya en los primeros siglos hubo bautizados que prefirieron sacrificar a los dioses romanos antes que morir.

   No obstante, si usted no está dispuesto a morir mártir, pero no quisiera renegar públicamente de su fe, hay otro camino abierto para escapar del martirio: no haga lo que hizo Juan Bautista.

   Herodes había mandado prender a Juan (…) por motivo de Herodías, mujer de su hermano Felipe; porque Juan le decía que no le estaba permitido vivir con ella. No se enemiste usted con el mundo, no diga cosas que hieran, y verá como el mundo le deja tranquilo.

   «Mira, Juan, ya no estás en los tiempos de Abrahán ni de Moisés. Estás en el Imperio. Aquí todo el mundo cambia de mujer como de túnica. Adáptate o no te comerás una rosca para el Reino de Dios. Además, esos dos se quieren, y el anterior matrimonio de Herodes ni siquiera fue por amor. Si su conciencia no los condena, ¿quién eres tú para juzgarlos?». Si Juan hubiera pensado así, no habría muerto mártir.

   Y tampoco tendríamos un san Juan Bautista, sino un mediocre más entre los predicadores de Corte.

(TOI17S)