“Evangelio

27 Julio, 2015 – Espiritualidad digital

Cuidado con el oso cuando abraza

mundo   De santa Inés se cuenta que, antes de ser decapitada, fue encerrada en un prostíbulo. Cuando la recogieron, pensando que aquellas mujeres habrían acabado definitivamente con la inocencia de la pequeña (tenía 12 años), descubrieron el burdel convertido en convento, y a las pecadoras convertidas en mujeres penitentes y devotas. Había sucedido con aquella niña lo que dijo el Señor en su enseñanza: El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, y basta para que todo fermente.

   Podemos estar seguros de que aquella transformación no se operó porque la pequeña dijese a las meretrices que la Iglesia cambiaría su enseñanza, y que reconocería que aquel oficio era tan santo como el de los sacristanes de las basílicas. Lo digo para quienes se empeñan en ganar adeptos bajando listones.

   La levadura es ínfima en comparación con la masa. Pero hay quien no se resigna a que seamos «minoría», y quisiera, a base de dialogar y realizar concesiones, convertir el cristianismo en la religión de moda. Se equivoca. Cuando hayamos sonreído tanto al mundo que el mundo nos abrace, el siguiente movimiento que realice será el de devorarnos. Lleva siglos deseándolo.

(TOI17L)