Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

24 Julio, 2015 – Espiritualidad digital

Trata de entender

entender   A la vista de la explicación que Jesús ofrece a los suyos, parece que el fruto de la Palabra de Dios en nosotros dependiese de nuestra capacidad para entenderla: Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón (…) Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ése dará fruto.

   Supongo que esta misma explicación debe ser entendida. De otro modo, podríamos pensar que el reino de Dios es de los sabios Pero no es verdad. Es incontable el número de sabios a quienes ha escandalizado la Escritura.

   Digamos, en primer lugar, que Dios es sencillez suma, y, por eso, sólo los sencillos lo entienden. Las personas complicadas y enrevesadas acaban enredando la Palabra entre sus complicaciones y lo enmarañan todo. Sin embargo, los niños a quienes preparamos para la primera comunión entienden el evangelio y nos lo explican a los mayores.

   En segundo lugar, uno de los dones del Espíritu es, precisamente, el de entendimiento. No lo niega el Paráclito a quien lee en gracia la Palabra.

   Por tanto, ¿quieres entender la Escritura? Léela en gracia y con alma de niño. Darás fruto.

(TOI16V)