Liber Gomorrhianus

19 Julio, 2015 – Espiritualidad digital

Sin excusas: reza

excusas   Te copio dos de las excusas más socorridas cuando el confesor invita a un penitente a rezar más. Excusa A: «¡Usted no se da cuenta de la cantidad de cosas que tengo que hacer! No encuentro tiempo para rezar más». Excusa B: «¡Si paso el día entero hablando con Dios!» Te aconsejo que no elijas ninguna de ellas. Pero, por si acaso…

   – Tienes muchas «cosas que hacer». Pero, ¿para quién las haces? ¿para quién te cansas? ¿Trabajas para Dios, o para ti? Si trabajas para ti, pierdes el tiempo, porque morirás. Pero, si trabajas para Dios, y Dios te dice: Venid vosotros a un sitio tranquilo a descansar un rato… ¿No descansarás también con Él? La oración no es una tarea más, sino el descanso que Dios te ofrece.

   – ¿Crees que puedes ser amigo de alguien porque pasas el día colgado de teléfono, hablando con esa persona mientras trabajas, compras o cocinas? ¿No tendrás que sentarte de cuando en cuando con él y dedicarle toda tu atención? A ti, que dices pasar el día hablando con Dios, el mismo Dios te reclama: Venid vosotros a un sitio tranquilo a descansar un rato. Es decir: «Quedémonos solos y hablemos tranquilamente».

   Reza.

(TOB16)