“Evangelio

13 Julio, 2015 – Espiritualidad digital

¡Un vaso de agua fresca!

vaso de agua   A día de hoy, en España, un vaso de agua fresca es algo muy cotizado. Los termómetros nos castigan con temperaturas cercanas a los 40º C, y llevarse a la boca un vaso de agua fresca supone un alivio impagable.

   Y, sin embargo… ¡qué fácil! No olvides que hay lugares en el mundo donde un vaso de agua fresca es un lujo para muchos. Y nosotros nos levantamos por la mañana, abrimos la nevera, y lo tenemos.

   Permíteme una pregunta: ¿das gracias a Dios cada vez que bebes un vaso de agua? Estás recibiendo, cuando lo haces, un regalo del cielo, y saboreando las delicias de una de las criaturas del Señor. ¿No estarás agradecido? Luego, durante el día, quizá bebas cerveza, o vino, o refrescos de cola. Pero sólo el agua cae del cielo.

   El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro. No pienses que, por decir aunque no sea más, está el Señor minusvalorando el agua fresca. Quiere decir que nosotros no podemos dar más que agua fresca. Pero Él nos da agua viva.

(TOI15L)