Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

11 Julio, 2015 – Espiritualidad digital

No son «dejadores», sino «halladores»

san benito   De san Benito sabemos que, antes de entregarse a Cristo, tenía dinero, buen nombre, buena posición, buen aspecto, y una joven hermosa que lo miraba con buenos ojos. Y sabemos también que, en un momento dado, todo aquello le pareció nada en comparación con el Amor de Dios. Le bastó atisbar las delicias divinas para desprenderse de cualquier otro deseo que no fuese el de amarlo y ser amado por Él.

   Nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido… Nadie deja todo si no ha encontrado algo. Uno puede dejar de comer un viernes por puro ascetismo, o por adelgazar. Uno puede desprenderse de unas monedas por compasión o por mala conciencia. Uno puede renunciar a la devolución de un préstamo por hacer una buena obra. Pero dejarlo todo… Si uno no cuenta con un buen apoyo, dejarlo todo sería un suicidio.

   Éste es el secreto de los santos. No son «dejadores» de cosas, sino seres felices que han realizado el hallazgo de sus vidas. Y, por eso, cuando lo dejan todo, lo hacen sonriendo.

   También por eso, más importante que decirle a la gente lo que tiene que hacer es anunciarles a Jesucristo. Así lo harán ellos solitos.

(1107)