Evangelio 2018

9 julio, 2015 – Espiritualidad digital

No hará falta un informe de ventas

informe de ventas   Cuando Dios nos llame, no nos juzgará por las obras de los demás, sino por las nuestras. Tampoco va a pedirnos, ese día, un informe de ventas. No nos juzgará por el número de personas que nos hayan hecho caso, sino por el empeño que hayamos puesto en extender su Reino. Son dos cosas distintas.

   Al entrar en una casa, saludad; si la casa se lo merece, la paz que le deseáis vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros. Cuando anuncies a Jesucristo, no andes demasiado pendiente de los frutos. Mira que el propio Señor, después de predicar incansablemente durante tres años, murió sin apenas discípulos. ¿Acaso fue culpa suya? Sabes que no. La culpa de nuestra falta de correspondencia a la gracia es toda nuestra.

   Tú anuncia generosamente a Jesucristo, aunque te devuelvan desplantes y humillaciones. Recuerda que el Señor no te preguntará si te han hecho caso. Tan sólo te preguntará si lo has anunciado. Y si, en lugar de presentarte ante Él con un informe de ventas, te presentas con una colección de bofetadas y escupitajos… ¡Bendito tú, siervo bueno y fiel, porque así se presentó el Señor ante su Padre!

(TOI14J)