“Evangelio

7 Julio, 2015 – Espiritualidad digital

Acerca de la compasión

compasión   Uno de los sentimientos predominantes en el Corazón de Cristo es la compasión. Creo que fue el filósofo Spinoza quien, en el siglo XVII, dijo de la compasión que era un sentimiento inútil. Y supongo que lo sería para un racionalista como él. Después de todo, quien se compadece no necesariamente presta una ayuda práctica al compadecido. En ocasiones, ni siquiera puede. Hubo un oficial de las SS en Auschwitz que, compadecido de las suerte de aquellos judíos, se desnudó, se hizo pasar por uno de ellos, y murió en la cámara de gas. ¿Acaso fue práctico aquello?

   Al ver a las gentes, se compadecía de ellas. Vayamos, entonces, a lo práctico. En ese terreno, Jesús ayudó tan sólo al algunos. Ni curó a todos los enfermos, ni sació a todos los hambrientos, ni tan siquiera expulsó todos los demonios.

   Sin embargo, su Corazón se conmovió con la desdicha de todos los hombres, y quiso padecer libremente lo que nosotros padecíamos bajo maldición. En Cristo, la compasión se tradujo en Pasión, y la Pasión en redención. A sus dolores les debemos nuestras vidas.

   Puede que la compasión sea inútil –¿por qué todo tiene que ser útil?–, pero es redentora.

(TOI14M)