Evangelio 2018

1 julio, 2015 – Espiritualidad digital

Crisis en Gerasa

gerasa   Ayer, Jesús dormía mientras los apóstoles adelantaban el Apocalipsis en un lago. Y hoy, para sorpresa nuestra, Jesús tiene una condescendencia con los demonios y les permite arruinar la cosecha de jamón ibérico de Gerasa ante la indignación del pueblo, en cuya plaza debieron manifestarse todos los habitantes exigiendo la inmediata marcha de ese rabí expoliador de jamones.

   El pueblo entero salió a donde estaba Jesús y, al verlo, le rogaron que se marchara de su país.

   … Todos, menos los dos endemoniados. A ellos, tras haber sido liberados de las ataduras de los demonios, tampoco parecía interesarles demasiado el fiambre.

   La escena es real. He visto a muchas personas negarse a dar un paso más hacia el Señor, porque eran conscientes de que, si lo daban, perderían parte de su riqueza temporal: no tendrían tanto tiempo para ver la televisión, ni podrían organizar el fin de semana a su antojo. Y, a lo peor, se les iba en limosnas el dinero de las vacaciones. «¡No hay que ser tan fanáticos!», decían…

   Una vez más, deberíamos ajustar nuestros corazones con el de Cristo. Ya se ve que a Él le importan más las almas que los jamones y las tormentas.

(TOI13X)