Evangelio 2018

20 junio, 2015 – Espiritualidad digital

Hoy sólo lo de hoy

afan   Cuando Jesús nos dice que a cada día le bastan sus disgustos, está dando por descontado que, a lo largo de nuestra vida, no habrá un solo día sin su ración. Tampoco Él, siendo Hijo de Dios, conoció días tranquilos precisamente.

   Lo que quiere decirnos el Señor es que nos baste, cada día, con sufrir los disgustos presentes. Además, tampoco a cada día le falta su ración de gracia. Pero la gracia de hoy es para los disgustos de hoy. No para los de mañana, ni para los de ayer.

   Si yo me empeño en sufrir, también hoy, los disgustos de ayer, y me paso el día recordando lo mal que me trataron, no tendré gracia para llevar esa cruz, y me aplastará.

   Y si me empeño en sufrir, también hoy, los disgustos de mañana, atemorizado por lo que se me viene encima, tampoco tendré gracia para llevar esa cruz, y me aplastará.

   Ayer tuve la gracia de ayer para los disgustos de ayer. Mañana tendré la de mañana para los disgustos de mañana. Para hoy, sólo tengo gracia para los disgustos presentes. Sufriré esos con la ayuda de Dios. En cuanto a los demás… ¡Lo siento, hoy no toca!

(TOI11S)