Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

17 Junio, 2015 – Espiritualidad digital

La cara

tablon-de-anuncios5   Eso que tenemos encima del cuello, la cara, es un tablón de anuncios. Es nuestro escaparate, desde el cual ofrecemos a los demás alegrías y tristezas, enfados y fiestas, amores y odios… Lo primero que ve de nosotros quien se nos acerca es nuestra cara. Y, al verla, inmediatamente recibe el mensaje que en ella hemos escrito.

   En nuestro interior andan mezclados el bien y el mal, grandes noticias y pequeños desastres. Y nosotros elegimos, de entre todo lo que se encuentra en el almacén, qué artículos mostramos en ese tablón de anuncios llamado cara. Es nuestro regalo, o nuestro castigo, para el resto del mundo.

   Cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido. Si ayunas para Dios –y conviene que lo hagas– no tiene sentido que vayas por la calle con cara de «tengo hambre», porque estás desvelando información confidencial, y porque estás convirtiendo a los demás en víctimas de tus ayunos. Mientras ayunas, el mensaje que debe transmitir tu tablón de anuncios es «¡Qué misericordioso es el Dios para quien ayuno!»

   Sonríe, por favor. Regala una buena noticia al mundo.

(TOI11X)