“Evangelio

15 Junio, 2015 – Espiritualidad digital

No huyas (cobarde)

huir   ¡Qué fácil es salir corriendo cuando se aproxima quien viene a pedirnos algo! Llaman al teléfono. Miras la pantalla, y aparece el nombre de esa persona que siempre tiene problemas. «Ahora no puedo estar media hora escuchando el Apocalipsis en lata», te dices. Y silencias el aparato. Punto.

   Te acercas a la caja del supermercado. Y, en una de las filas, ves a esa vecina que siempre te pide que le cuides al niño para poder salir con el marido. Y te vas a la fila más larga, con tal de no encontrarte con ella, no vaya a ser que tenga planes para salir esa noche.

   Puedes pasar la vida así, sorteando obstáculos y esquivando prójimos. Aunque puede que un día también tú necesites algo, incluso mera compañía… Espero que no recojas entonces lo que sembraste.

   Al que te pide prestado, no lo rehúyas. No hay por qué saltar de extremo a extremo. Quizá no puedas escuchar media hora a tu prójimo, pero puedes darle cinco o diez minutos. Quizá no puedas cuidar esta noche al hijo de la vecina, pero puedes dejar que te lo pida, sonreír, y darle alguna idea.

   Lo que no te hace bien es huir.

(TOI11L)