“Evangelio

10 Junio, 2015 – Espiritualidad digital

Un faro entre las olas

faro   En tiempos como los nuestros, de prisa y vértigo, en los que todo cambia a gran velocidad, cunde la especie de que la Iglesia debería adaptarse a las nuevas mentalidades. Los nuevos profetas de la «Iglesia bailarina» auguran que la Esposa de Cristo podría quedar convertida en viuda macilenta si no se aviene a mover sus caderas al ritmo del hip-hop cósmico.

   Dios confunda a estos profetas antes de que ellos nos confundan a nosotros. Porque, aunque llevan razón en el análisis, sus consejos son una sentencia de muerte para la Iglesia. Es cierto que la mentalidad de los hombres cambia a toda velocidad, y que vivimos tiempos de transformación social. Pero, precisamente por eso, es necesario que la Iglesia se mantenga firme ante el embate de estas olas caprichosas y siga siendo un faro anclado en lo eterno, que muestre al hombre lo único inmutable: la Ley de Dios.

   Antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley. He ahí la verdadera misión de la Iglesia: dar descanso al hombre agitado y desorientado por los tiempos, mostrándole el único apoyo inmóvil que puede sustentarlo: la Ley de Dios.

(TOI10X)