“Evangelio

9 Junio, 2015 – Espiritualidad digital

La piedad como artículo de consumo

consumo   Hoy día, más que nunca, es preciso decir –aunque sea a gritos– que no basta con rezar para ser santos; que se puede rezar mucho, y hundirse, a golpe de oraciones, en el egoísmo más refinado y perverso. Me refiero al sibaritismo espiritual de quien, más que un hombre piadoso, es un consumidor de religión.

   La fe se ha convertido para muchos, en Occidente, en un artículo de consumo. Han descubierto que se vive mejor añadiendo un componente religioso a su vida burguesa. Y consumen religión como consumen fibra óptica o gasóleo. Es parte de su «estilo de vida», y garantía de que lo conservarán más allá de la muerte.

   Lo que diferencia el consumo de religión de la piedad verdadera es el celo de almas. El consumidor de religión reza para sí mismo y para los suyos. Pero no estará dispuesto a romper sus planes, cambiar su estilo de vida, o perder su prestigio por acercarse a quienes no creen y anunciarles el evangelio.

   Alumbre así vuestra luz a los hombres… La luz del consumidor de religión es como las lámparas de su casa. La compró para él, y sólo a él le alumbra. No morirá mártir, desde luego…

(TOI10M)