Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

7 Junio, 2015 – Espiritualidad digital

Locura

hostia   Es algo que jamás hubiese imaginado el hombre. Y, después de revelado, sigue pareciendo locura impropia de todo un Dios.

   Porque el que Dios sea grande, omnipotente, omnisciente, perfección suma y belleza suprema puede entenderse, y, si no fuera porque es nuestro entendimiento el que es imagen suya, pensaríamos que Dios había tenido sentido común al ser así.

   Pero abre Dios su secreto, y parece inicio de locura, aunque ya el revelarse al hombre sea locura. Y nace niño entre bestias, padece y muere en cruz… ¿Acaso ha enfermado el Altísimo, que por Amor se postra tan «bajísimo»?

   Y cuando parecía no caber más humillación… Tomad, esto es mi cuerpo. Se vuelve como «cosa», se encierra en un sagrario, se abandona a sacerdotes pecadores, y se entrega en alimento.

   Si no fuese por el descomunal poder de atracción, sólo digno de Dios, que la Hostia ejerce sobre el pecho del creyente, esa misteriosa presencia real no hay quien la crea. Pero la fuerza con que succiona las almas de quienes lo aman atestigua, día tras día, que es verdad. Y que lo demás, el resto de nuestras vidas, es mentira y muerte si no está firmemente anclado en esa Hostia.

(CXTIB)