Evangelio 2018

30 mayo, 2015 – Espiritualidad digital

… Pero tenemos miedo

autoridad   La autoridad de Jesús es misteriosa. No se la ha dado nadie de este mundo, sino su Padre, que está en los Cielos. Tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto… No revela el Señor el origen de esa prerrogativa, porque se encuentra en el misterio de Dios.

   A nosotros, los cristianos, se nos ha dado la misma autoridad. El propio Jesús la ha puesto en nuestras manos, de modo que, cuando pronunciamos palabras venidas del Cielo, debemos hablar al mundo con la autoridad de Dios. Somos pecadores, unos pobres vasos de barro. Pero llevamos en nosotros una palabra capaz de hacer temblar a los astros. Y debemos proclamarla con orgullo.

   Pienso en tantas personas que, hoy día, parecen pedir perdón por ser cristianos. En muchos que callan, y guardan su religiosidad en secreto, como si se tratara de un delito. En otros que dan testimonio de su fe, pero lo hacen como si solicitaran a los demás permiso para no ser modernos, y se acogieran a su indulgencia.

   Mientras tanto, los enemigos de Cristo vocean y campan a sus anchas, presumiendo de sus blasfemias y de su aversión a lo religioso.

   No hablamos con autoridad. Hablamos con miedo.

(TOI08S)