“Evangelio

29 Mayo, 2015 – Espiritualidad digital

Tiempo de higos

higos   Ved a todos los jardineros del mundo reunidos, estampando su firma en un recurso de apelación contra la condena dictada por el propio Hijo de Dios contra una pobre higuera que no le dio de comer: Nunca jamás coma nadie fruto de ti.

   El propio evangelista se extraña, y ofrece el argumento del recurso: No era tiempo de higos.

   ¡Sé razonable, oh Dios! ¿No sientes lástima de tu criatura? Ella quisiera darte todos sus higos, y no reservarse para sí ni uno solo. Pero –compréndelo– no es tiempo de higos. ¿Cómo te dará lo que no tiene? Pídele ramas, y se las dejará cortar por ti. Pídele hojas, y te entregará todas. Pídele higos, si quieres, pero espera al menos a que llegue el tiempo y te los pueda dar…

   ¿Cómo le pides a quien tiene que ocuparse de su casa, de su familia y su trabajo que te entregue almas? ¿Acaso no ves que no tiene tiempo? ¿Cómo va a acercarse a los pecadores para anunciarles tu Amor, con el ritmo de vida que llevamos? Pídele que rece, y rezará. Pero salir de casa, conocer gente… ¡No puede! ¡No sabe!

   Al día siguiente, vieron la higuera seca de raíz.

(TOI08V)