“Evangelio

20 Mayo, 2015 – Espiritualidad digital

Aplausos de muerte

aplauso   Os hablaré de algo que me aterra. Antes de subir al Cielo, Jesús dejó dicho cuál es el lugar de los cristianos en el mundo: El mundo los ha odiado, porque no son del mundo. También, en muchas ocasiones, nos recordó que a ese mismo mundo que nos odia debemos nosotros amarlo y redimirlo. Pues bien: me da miedo que llegue un día en el que, en lugar de esforzarnos por amar a un mundo que nos odia, descubramos que nuestros esfuerzos van dirigidos, más bien, a ser aceptados y amados por el mundo.

   Si ese día llegase a amanecer, habría que decir que habríamos perdido definitivamente el norte. Porque la hostilidad del mundo, en lugar de ser vista por nosotros como algo anunciado y un signo de que seguimos siendo cristianos, sería vista como síntoma de un error. Y, en lugar de movernos al martirio, nos movería al cambio de rumbo. «No digamos esto –pensaríamos–, que no nos entenderán, y se enfadarán. No hagamos tanto hincapié en las verdades que hieren al mundo; resaltemos, mejor, lo que le agrada. Hagamos que el mundo nos sonría»…

   Al día siguiente, el cristianismo habría desaparecido de la faz de la Tierra.

(TP07X)

“La