Evangelio 2018

8 mayo, 2015 – Espiritualidad digital

Jesús, el amigo

amigo   De todas las formas que reviste el amor humano, es la de la amistad la más noble. Porque, sin ella, los demás amores se quiebran. Si los esposos no son amigos, el matrimonio se vuelve soledad. Si los hermanos no son amigos, quedan en parientes. Si padres e hijos no son amigos, la obediencia es carga, y la autoridad tiranía.

   La amistad es confidencia, más que confianza. Sabes que el amigo puede fallarte, porque es mortal. Pero, aún sabiendo eso, pones tus secretos en sus manos. Esos secretos no se entregan a cualquiera. Por eso, el número de amigos está contado. Amistad supone intimidad, y eso excluye el tumulto. Nadie se hace amigo del público de un estadio de fútbol.

   A vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. Quien reza «de lejos» ignora lo que es la intimidad con Jesús. Pero quien reza de cerca, quien no teme al «tú a Tú» con el Señor, se queda a solas con Él y, al igual que el discípulo amado, escucha los secretos del Corazón de Cristo. ¡Qué delicia!

   Jesús te llama «amigo». Ojalá puedas tú llamarle «amigo» a Él.

(TP05V)

“La