Evangelio 2018

28 abril, 2015 – Espiritualidad digital

Esas otras ovejas

ovejas   Les hablas de Dios, y no responden. Les muestras alegría, y se enfurecen. Eres generoso con ellos, y te pagan con infamias. Les muestras el camino, y se dan la vuelta.

   No te asombres. No todas las ovejas son de Cristo. También Satanás tiene su rebaño, y lo guía por sus caminos.

   No sois ovejas mías… Quien ha entregado su corazón al pecado no puede escuchar la voz de Dios. Y todo lo que le daría vida le da asco. Conozco a personas capaces de entrar en mezquitas y templos romanos por mero afán turístico, que se quedan a las puertas de las catedrales y se niegan a entrar. Algo se les revuelve por dentro. Son comprensivos con los adulterios, las mentiras y la corrupción. Pero si un sacerdote hace algo mal, lo crucificarán.

   Con personas así no sirven las palabras. Jesús habló durante tres años y terminó en una Cruz. Para devolver a esas ovejas al rebaño de Cristo es preciso arrebatárselas primero a Satanás. Y eso sólo se consigue con sangre. Es preciso ofrecer por ellos mortificaciones y penitencias, sin renunciar jamás a recuperarlos para Dios. Mucho lloró santa Mónica para robarle al Demonio el alma de Agustín.

(TP03M)

“La