“Evangelio

18 Abril, 2015 – Espiritualidad digital

El día es nuestro

aguas   El Jesús que camina sobre las aguas es el mismo Jesús que, resucitado, se aparece a los suyos.

   Vieron a Jesús que se acercaba a la barca, caminando sobre el lago, y se asustaron… También, también se asustaron aquella noche, en el Cenáculo, cuando se presentó, glorioso, en medio de ellos. Es comprensible. A lo que estamos acostumbrados es a hundirnos cuando tratamos de estar en pie sobre las olas, y a desaparecer cuando la muerte nos devora. Ver a alguien caminando sereno sobre el mar, o sonriendo con paz sobre la muerte, rompe nuestra rutina y nos traslada a la frontera de lo desconocido. Por eso nos asustamos.

   Soy yo, no temáis… Es su voz. Son sus ojos. Es Él. El mismo que multiplicó los panes, el mismo que fue enterrado. Y su presencia sonriente convierte en familiar lo desconocido. La frontera se ha desplazado, se ha roto. Él ha quebrado la línea de la muerte, ha vencido a las aguas, y ha conquistado para nosotros la eternidad. Ya no hay miedo a sufrir, ni a morir. El día es nuestro. También nosotros podemos caminar sobre esas aguas. Así sabrán los hombres que la muerte ha sido vencida.

(TP02S)

“La