Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

14 Abril, 2015 – Espiritualidad digital

Comamos y bebamos…

comamos y bebamos   Para muchos, la vida es una línea acotada entre dos puntos: el punto de origen del nacimiento, y el fatídico punto final de la muerte. Entre uno y otro, un tiempo muy breve que es preciso aprovechar. «¡A vivir, que son dos días!» Comamos y bebamos, que mañana moriremos (1Co 15, 32). Llega, al fin, la muerte, y lo mejor que pueden decir del difunto es: «Ha disfrutado de la vida». Pero ya terminó. Triste, ¿verdad?

   No sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu. La vida nueva del cristiano, resucitado con Cristo, es también una línea. Pero no está acotada por dos puntos, sino por dos eternidades. La primera es el Costado abierto de Cristo; de Él procedemos, y en ese costado, manantial de las aguas del Bautismo, hemos nacido como hijos de Dios. La segunda eternidad, a la que se dirige nuestra vida como la flecha al blanco, es el rostro del propio Cristo, transfigurado de gloria en el Cielo. Es nuestra meta y nuestro hogar.

   Y lo diré también: ¡Comamos y bebamos!, comamos su Cuerpo y bebamos su Sangre, que mañana moriremos y estaremos para siempre con Él.

(TP02M)

“La