Evangelio 2018

12 abril, 2015 – Espiritualidad digital

¿Por qué las llagas?

llagas   A lo largo de esta semana, me he preguntado muchas veces cómo anunciar la resurrección de Cristo a personas que viven rodeadas de signos de muerte: enfermedades, fallecimientos, dolores y dificultades, lágrimas y desgracias… Nada de eso ha desaparecido al llegar el domingo de resurrección. A una persona cuyo matrimonio está a punto de quebrarse, cuyo padre está enfermo de muerte, y tras dos meses sin trabajo le anuncias: «¡Cristo ha resucitado!», y como única respuesta obtienes una mirada de desconfianza y un «¡Mejor para Él!». Tratas de explicarle que esa resurrección ha cambiado su vida, y te contesta: «¡Quién lo diría!».

   De ahí la importancia de las llagas en el cuerpo de Cristo resucitado: les enseñó las manos y el costado. El camino abierto hacia la gloria por Cristo ha sido abierto, precisamente, a través de la muerte.

   Esas llagas son las cinco puertas del Cielo. Y los signos de muerte que nos rodean son ahora luminarias por las cuales nos llegan claridades de eternidad, y a través de las cuales, si nos dejamos iluminar por esos resplandores, alcanzamos nosotros, como Él la eternidad. Habrá que bendecir el dolor, ya que el dolor, precisamente, ha sido perfumado de gloria.

(TPB02)

“La