Evangelio 2018

11 abril, 2015 – Espiritualidad digital

Gozos, prisas y cambios de planes

prisa   Antes de resucitar, Jesús había dicho: Después de mi resurrección, iré delante de vosotros a Galilea (Mc 14, 28). De acuerdo con ese plan, los ángeles anunciaron: Id a decir a sus discípulos y a Pedro que irá delante de vosotros a Galilea (Mc 16, 7).

   Sin embargo, llegado el día, el Señor no puede esperar y busca a los suyos a primera hora, en Judea: Resucitado el primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena (…) Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando (…) Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa.

   Recién resucitado, aquella primera cita en Galilea le parecía muy tarde. Se había levantado gozoso y deseaba comunicar a sus más amados ese gozo cuanto antes. ¿Qué hay de extraño en que un resucitado cambie de planes? ¿Acaso no puede hacer lo que le venga en gana?

   Desgraciadamente, esa prisa gozosa chocó con la incredulidad de los hombres. Y con la poca prisa que tienen algunos para llegar a misa. Siempre llegan tarde. ¿Es que va a tener más ganas el Señor de encontrarse con nosotros que nosotros de encontrarnos con Él?

(TP01S)

“La