Liber Gomorrhianus

5 Abril, 2015 – Espiritualidad digital

¡Vive!

resurrección   «¡Están vivos!»… Así se anunciaba ayer que los tres montañeros españoles perdidos en Marruecos habían dado señales de vida. Pensé en la alegría de sus familias. Aunque, con toda probabilidad, volverán a casa enfermos, el mero hecho de que vivan es el mejor regalo que podrían recibir en esta Pascua.

   Pensé, sobre todo, en nosotros. ¡Cuántos más motivos tenemos para alegrarnos en este día! Aquél a quien amamos, Aquél que por nosotros murió, ha resucitado. No vive enfermo, ni morirá más.

   Su resurrección es la respuesta de Dios Padre al sacrificio que ofreció. Hoy se nos anuncia que nuestros pecados están perdonados, y, a través de las manos de los sacerdotes, ese perdón fluye como un río de vida.

   Como entonces, hoy vendrá a comer con nosotros. Se presentará en cada altar, y Él mismo se hará alimento y banquete de fiesta.

   Se han abierto las puertas de la muerte. Él las ha roto al resucitar. Y la eternidad se abre hoy ante nosotros con sus amores y sus luces.

   ¿Serás capaz de no alegrarte hoy, y, sin embargo, saltar de júbilo por el resultado de un partido de fútbol? ¡Por el Amor de Dios! ¡Abre los ojos y canta!

(TPB01)