Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

29 Marzo, 2015 – Espiritualidad digital

¡Ojalá siempre fuera domingo!

domingo de ramos

domingo de ramos

   Levantar el ramo es fácil. Es necesario, pero fácil. El ramo no pesa. Cuando vas en procesión, todo el mundo canta, todo el mundo está lleno de fervor, todo el mundo reza, todo el mundo dice ¡Viva! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! Jesús es hermoso, sonríe y ora… La alegría todo lo llena. Hacer profesión pública de fe, en momentos como ése, es formar parte de una corriente que todo lo arrastra. ¡Cómo resistirse! Hablas con la gente a tu alrededor, y todos coinciden: «¡Qué maravilla! ¡Él es verdaderamente el Rey!»

   Ojalá siempre fuera domingo.

   Pero llega el viernes. Y hay que levantar la cruz. Y la cruz pesa. Y Jesús ya no es guapo; está desfigurado. Y la gente también grita, pero grita «¡Crucifícalo!». Y le escupen por el camino. Y la cruz pesa cada vez más. Y, si te acercas a Él, te escupen también a ti. Y la tristeza se corta con un cuchillo. Y la angustia oprime el corazón. Y te da por pensar: «¿qué hago yo aquí, con este peso, cuando hace buen tiempo y la gente está de vacaciones en Benidorm?»

   Hoy levantas alegre el ramo… ¿Levantarás el Viernes la Cruz?

(DRAMOSB)