Evangelio 2018

24 marzo, 2015 – Espiritualidad digital

El patio de butacas

patio de butacas   ¡Qué cansado resulta, para tantas personas, el vivir con la vista puesta en el patio de butacas! Consumen su existencia en un escenario, sin otro afán que el de cosechar aplausos. Pero deben estar muy pendientes de los gustos del público; hoy día, si no consigues un «trending topic», no eres nadie. Eso es, para ellos, la muerte: que no te miren, que no te aprecien, que no te alaben, que no hablen bien de ti… La vida es el aplauso; la muerte, la ignorancia o el desprecio. Y, tanto vida como muerte, todo es angustia. El patio de butacas es muy exigente.

   Yo hago siempre lo que le agrada… Pero no se refería Jesús al patio de butacas de la Humanidad. Durante tres años vivió en el escenario. Y supo que amar a los hombres no se identifica con agradarlos ni con darles la razón. Por eso fue abucheado, escupido, pateado y asesinado por el «público»… Entre tanto, Él miraba hacia otro lado.

   Vivía Jesús para su Padre. Y no buscaba sino agradarlo a Él. Y de tal modo lo complació, que el aplauso de Dios rasgó la Historia.

   Anda, aprende y date la vuelta. Elige bien tu público.

(TC05M)