Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

22 Marzo, 2015 – Espiritualidad digital

¡Pobre idiota!

Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo, pero si muere, da mucho fruto   Levas desde niño defendiéndote de los demás. No quieres que te quiten la vida. Pero ya has consumido una buena parte, y no eres feliz.

   De joven, utilizaste a tus amigos, y los traicionaste cuando te convino. Te casaste, y dejaste claro a tu cónyuge que tenías tu vida y debía respetarla. Tanto la respetó, que tuvo que irse de casa para no estorbarte. Te has unido dos veces más, hasta que has conseguido a alguien con quien vivir en un pacto de no agresión con derecho a satisfacciones mutuas. No has querido tener hijos, para que no te robasen la vida… ¡Qué vejez te espera! Sin nadie junto a ti, y reconociendo tu derrota: la enfermedad, la soledad y la muerte te robaron esa vida que atesorabas.

   Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo, pero si muere, da mucho fruto.

   Debiste hacer caso a aquel compañero de instituto. No ha tenido un minuto para él desde que os conocisteis. Seis hijos, pocas vacaciones, mucho trabajo… Y mucho amor de Dios y de los hombres. Poco dinero, y felicidad a raudales. Ah, y, sobre todo: nadie le robará la vida; él la ha entregado.

(TCB05)