Evangelio 2018

21 marzo, 2015 – Espiritualidad digital

Esa voz

esa voz   Algo tiene el modo de hablar de Jesús. Algo que sobrecoge el alma y hace temblar el corazón. Quizá el significado de sus palabras se te escape, pero esa voz te remueve por dentro.

   Jamás ha hablado nadie como ese hombre. Lo dicen unos soldados que, sin saber a quién se acercaban, tenían orden de apresarlo. Deberían haberles advertido para que se tapasen los oídos, como hicieron después los fariseos ante las palabras de Esteban. No se puede escuchar esa voz y quedar indiferente.

   Es la misma voz que removió el corazón de Mateo y cambió su vida con una sola palabra: Sígueme. No hizo falta más.

   Ojalá los sumos sacerdotes hubiesen hecho caso a Nicodemo: ¿Acaso nuestra ley permite juzgar a un hombre sin escucharlo primero? Ojalá hubiesen escuchado a Jesús… Pero aquellos hombres adolecían de la peor de las sorderas: la de quien no quiere oír.

   Lo mismo sucede hoy: muchos juzgan y condenan a la Iglesia sin haberse acercado a un templo, ni haber escuchado un sermón, ni haber leído un solo documento del Magisterio eclesiástico. Toda su información viene del televisor. Pero esa voz es distinta…

   Anda, abre el evangelio y escucha a Jesús. Te enamorarás.

(TC04S)