Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

7 Marzo, 2015 – Espiritualidad digital

El padre más solo y triste de la Tierra

padre   El padre de la parábola del hijo pródigo es la encarnación de la soledad. Representa al Amor supremo, al de Dios, y, sin embargo, es la persona más solitaria de toda la Tierra.

   El hijo pequeño no siente la más mínima pena por haberle partido el corazón. No le duele el dolor que ha causado, tan sólo le duelen las tripas. No se fija en las lágrimas que bañan el rostro que le recibe. Se queda con su absolución, reza la breve penitencia, y acude a comulgar como si tal cosa.

   En cuanto al mayor, el que siempre estuvo allí, lleva años odiando a su padre, desde que éste le negó un cabrito para cenar con los amigos. No dijo nada, no protestó. Cuando su hermano huyó de casa, lo juzgó también y pensó que era un idiota… ¡Dónde vas a vivir mejor que con papá, a gastos pagados! Permanecer en la Iglesia, acudir a misa y rezar tiene sus ventajas, y son mayores que las que aporta el pecado.

   ¿Pero no habrá, por algún sitio, un tercer hijo que ame de verdad a su Padre y esté dispuesto a morir por Él? ¿No podríamos tú y yo hacer algo?

(TC02S)