Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

5 Marzo, 2015 – Espiritualidad digital

El auténtico pecado de Epulón

epulón   El verdadero pecado del Epulón de la parábola no reside tanto en su afán de enriquecerse como en su empeño en vivir en la mentira, hija del Demonio. Tras todo pecado hay siempre una mentira, mientras la virtud habita en la verdad.

   Desmantelemos el engaño. Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Bajo el brillo de aquellas riquezas no había sino putrefacción, la misma putrefacción que llevó a Epulón al Infierno. ¿En qué acaban la púrpura y el lino, sino en polvo? ¿Dónde va a parar la comida de los banquetes sino a la alcantarilla? ¿Y dónde terminará tu alma, pobre hombre, sino en el vertedero? Tendrás lo que elegiste.

   ¿Quieres vestirte con verdaderas riquezas? ¡Hazlo! Pero busca vestidos que no se corrompan. Confiesa tus pecados y revístete de Jesucristo, adorna tu alma con las joyas de la gracia. ¿Quieres banquetear espléndidamente? ¡Hazlo! Pero aliméntate con un pan que no acabe en la letrina. Acude a la Eucaristía, y deja que tu Padre Dios te alimente con el Pan celestial. ¿Hay mejor banquete?

   Lo malo, Epulón, no es que seas rico; los santos lo son. Lo malo es que eres tonto.

(TC02J)