“Evangelio

3 Marzo, 2015 – Espiritualidad digital

La religión como peana

peana   Lo sagrado no santifica por contacto. Me cuenta un feligrés, después de visitar a su vecino, que ha comprobado que el tal vecino usa diariamente los evangelios que regalamos en la parroquia. Tiene el libro bajo el teclado del ordenador, para inclinarlo un poco y hacer que las teclas sean más accesibles. Pero no creo que se salve por ello.

   Tampoco basta con practicar la religión. Esa práctica puede usarse para muchas cosas, pero no todas ellas cumplen el verdadero sentido de la piedad. Por ejemplo, la devoción puede usarse como peana, y uno se aúpa sobre ella como aúpa el vecino de mi feligrés el teclado sobre los evangelios: Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto…

   Rezas porque te sientes bueno. Si te descuidas, te sientes mejor que los demás. Y, mientras rezas, juzgas a tu prójimo. Te sientes bien al confesarte; te miras al espejo y te ves limpio. Se duerme mejor así, ¿verdad? Claro, tienes la conciencia tranquila.

   Anda, bájate de la peana y sube en ella a Cristo. Rezas porque eres un pecador necesitado de misericordia. ¿Cómo atreverte, entonces, a juzgar a nadie?

(TC02M)