Evangelio 2018

5 febrero, 2015 – Espiritualidad digital

¿Basta sólo Dios?

sólo Dios basta   «Me sobra todo. Sólo Dios me basta»… Según como se pronuncien, estas palabras pueden estar en boca de un santo o de un hereje. Cuando Santa Teresa dijo «sólo Dios basta», quería poner de manifiesto que el alma no debe apegarse a criatura alguna bajo el Cielo. Sin embargo, cuando Lutero habló de la «Sola Schriptura», quería decir que le sobraban la Iglesia, el Magisterio y los sacramentos. Su «sólo Dios basta» era la apoteosis de la soberbia, y la negación de las mediaciones santas queridas por Cristo para manifestarse a los hombres.

   Los fue enviando de dos en dos. Hasta en ese pequeño detalle dejó claro el Señor que no quiere a nadie solo en su Iglesia. Incluso quienes –excepcionalmente– son llamados a la soledad de la oración reciben los sacramentos y la dirección espiritual por medio de otra persona. Dios, que es Padre, nos quiere hermanos, no náufragos en islas desiertas.

   «Yo no voy a misa, ya le rezo a Dios en mi corazón»; «Yo no me confieso con ningún sacerdote, ya me confieso con Dios»… A todos éstos, y a otros como ellos, habrá que decirles –con perdón de la Santa– que no basta con sólo Dios.

(TOI04J)