“Evangelio

24 Enero, 2015 – Espiritualidad digital

Discípulos de un loco

loco   Una madre piadosa me vino a ver desconsolada. Cuando su hijito, que acababa de hacer su primera comunión, dijo en casa que deseaba ir a misa todos los días, su padre le reprendió: «Hijo, irás a misa, como está mandado, pero sólo los domingos. La religión es buena, pero no hay que hacerse fanáticos de nada». Palabras tan «sensatas» dañaron la piedad del niño, e hirieron el corazón de la madre.

   ¡Maldita prudencia del mundo! ¡Maldita sensatez carroñera! Luego van al fútbol, y gritan como posesos. Hablan de política, y se exaltan como fieras. Se despiertan sus instintos, y fornican como bestias. Pero ¡son tan sensatos con la religión!

   Vinieron a llevárselo, porque decían que no estaba en sus cabales. Habrá que gritar, a pleno pulmón, que somos discípulos de un loco. Que Cristo, habiendo podido redimirnos con una sola gota de sangre, derramó en la Cruz, por Amor a nosotros, toda la que cupo en sus venas. Y que quien no responda con divina locura a locura tan divina es un mezquino y un necio.

   Ya quisiera yo que todos ésos, tan sensatos para la religión, se moderaran más en ciertas cosas, y enloquecieran de amor por su Dios.

(TOI02S)