Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

21 Enero, 2015 – Espiritualidad digital

Hacer el bien, o hacer amigos (I)

amigos   Hacer el bien no siempre te procurará amigos. Al contrario; en muchas ocasiones, hacer el bien sin reparar en respetos humanos te procurará enemigos. Está demostrado que se ganan más amigos haciendo el mal que haciendo el bien. Si es que a «eso» se les puede llamar amigos, claro. Fíjate en los santos: por hacer el bien, se han procurado la enemistad del mundo. A cambio, han ganado la amistad de Dios. Creo, sinceramente, que vale la pena.

   Estaban al acecho para ver si curaba en sábado y acusarlo… No te preocupes. Mira que Jesús fue perseguido por salvar al hombre. Si, en lugar de curar al enfermo, le hubiese reprendido y le hubiese dicho que merecido lo tenía por pecador, los fariseos habrían aplaudido el discurso. El «pecado» de Jesús fue curarlo en el día santo. ¡Como si curar fuese pecado!

   Recuérdalo: no tenemos que agradar a los hombres, sino a Dios. A los hombres debemos amarlos y entregar por ellos la vida, pero no necesariamente agradarlos. Vivir pendiente del halago de las criaturas te esclaviza y te anula como persona. Vivir empeñado en agradar a Dios te libera, te hace feliz, y te hace santo. Vale la pena.

(TOI02X)