“Evangelio

5 Enero, 2015 – Espiritualidad digital

Ángeles suben y bajan…

ángeles   Tanto en el nacimiento como en la resurrección del Hijo de Dios, los ángeles tienen un papel relevante. En ambos casos, son mensajeros de la Buena Nueva. Es normal: si la Encarnación abrió la puerta de descenso, la resurrección abrió la de subida entre el Cielo y la Tierra. Ambas puertas quedarán abiertas, y los ángeles –pobladores celestes– suben y bajan por ellas.

   Veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre. Centrados como estamos en la Sagrada Familia, prestamos poca atención a los ángeles. Somos, en eso, como María Magdalena, tan ansiosa por encontrar el cuerpo del Señor que ni al ángel prestó atención. Hizo mal ella, y hacemos mal nosotros. Los ángeles tienen mucho que decirnos en Navidad. Ellos nos enseñarán, aquí en la Tierra, el modo en que alaban en los Cielos a Dios.

   Ante el Belén de tu hogar, trata mucho a tu ángel. Él se adelanta, y, postrado ante el pesebre, adora al Niño. Pídele que te enseñe a gozar de la oración de alabanza. Si el Rey de los ángeles se ha hecho hombre, bueno es que el hombre le alabe como hacen los ángeles.

(0501)