Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

2 Enero, 2015 – Espiritualidad digital

Nuestros maestros: la mula y el buey

la mula y el buey   No ha venido de visita, aunque nos ha visitado. Se marchará, y ascenderá a lo más alto del Cielo, pero permanecerá en medio de nosotros hasta el fin del mundo. Pertenece, por su origen y su linaje, a la eternidad de Dios, pero ha entrado en la Historia de los hombres y no saldrá de ella. Es Emmanuel, Dios-con-nosotros.

   En medio de vosotros hay uno que no conocéis. Ésta es la grandeza de la Navidad: el Verbo divino no se marcha. Desde su Encarnación, acompaña al hombre en cada paso, a cada hora. En todos los sagrarios, y en los santuarios de las almas en gracia, Cristo sigue vivo, su corazón late al compás de los nuestros… Y, dos mil años después, muchos no lo conocen.

   Conoce el buey a su dueño; la mula, el pesebre de su amo. Israel no me conoce, mi pueblo no discierne (Is 1, 3). Aquí los tenemos: esos dos mansos animalitos que pueblan nuestros belenes son el testimonio más fiable contra la rebeldía del ser humano. Porque los seres irracionales honraron la visita de su Señor, mientras los hombres le dieron la espalda. 2015… Y muchos no se enteran. Dios camina a nuestro lado.

(0201)