Evangelio 2018

26 diciembre, 2014 – Espiritualidad digital

Sólo Él es de fiar

fiar   Me dicen: «Dios se fía de ti»… Y, aunque lo he escuchado muchas veces, confieso que aún no lo creo. Francamente, me alegro. Porque no dormiría tranquilo si pensara que Dios se ha fiado de mí. Me atormentaría el miedo a defraudarle.

   No os fiéis de la gente… Es el mismo Señor quien lo dice. Él no se ha hecho niño y ha venido a la Tierra fiándose de nosotros, y creyendo que lo íbamos a honrar. Ni Judas si Simón defraudaron a Jesús, porque Jesús nunca se fió de ellos, como tampoco se fía de mí. Simplemente, nos amó. Nos amó, y se entregó por nosotros.

   Ese Niño que contemplas en Belén es niño, pero no tonto. Sabe, en su ser de Dios, que las pajitas que ahora rasgan su fina piel son preludio de unas espinas que taladrarán un día su cabeza. Y sabe que de las manos dulces y santas de la Virgen pasará un día a las manos crueles de Caifás y de Pilato. Y sabe de tus pecados y los míos. Lo maravilloso es que lo sabe, y no se marcha. Ha venido a entregarse, a amar. No a fiarse. Sólo Él es de fiar.

(2612)