Liber Gomorrhianus

21 Diciembre, 2014 – Espiritualidad digital

Jesús habría nacido en una imprenta

imprenta   Hará cerca de cuarenta años que el diario «Ya» realizó un curioso experimento navideño. Un periodista fue llamando, una por una, a las puertas de las casas de un mismo bloque, afirmando de que su mujer estaba en la calle, a punto de dar a luz de forma repentina. Puesto que no había tiempo para llegar al Hospital, suplicaba que la dejasen entrar en casa para no alumbrar al niño en el frío de la vía pública. Ningún vecino les dejó entrar, salvo el dueño de una imprenta, quien se mostró dispuesto a abrirla para que la mujer diese a luz allí. El titular de Navidad fue redondo: «Jesús habría nacido hoy en una imprenta».

   ¡Quién puede estar seguro de lo que habría hecho de haber sido propietario de una vivienda en Belén! ¡Nos cuesta tanto abrir las puertas al desconocido! Tememos que irrumpan en nuestra vida, que cambien nuestros hábitos, que nos quiten algo (aunque sea la paz)…

   Sin embargo, la Navidad, antes de en un establo, comenzó en una puerta que se abrió. Y era la de un Palacio: la del alma y las entrañas de María. Hágase en mí según tu palabra.

   ¿Y tus puertas? ¿Tienes miedo?

(TAB4)