Libros de José-Fernando Rey Ballesteros

18 Diciembre, 2014 – Espiritualidad digital

Contra el estrés, la obediencia

obediencia   Días de estrés… Entre las compras, el trabajo que aún no ha alcanzado las fechas vacacionales, las comidas de empresa, las llamadas a la familia para ponerse de acuerdo, y la inevitable creatividad de los menús, las fiestas navideñas –ya de por sí estresantes– van precedidas de un adviento frenético en el que pasear por el centro de las grandes ciudades se ha convertido en misión imposible. Tanto trabajo, tanto gasto, tanta comida, y, a mediados de enero, ya no queda nada (tampoco en la cuenta bancaria).

   La verdadera Navidad, la de Dios, la que tantos toman como excusa para celebrar su propia fiesta, la que realmente cambió el mundo… no fue tan estresante. Fue dura y maravillosa, pero no requirió esfuerzos titánicos de inventiva, ni cantidades desorbitadas de dinero. Tan sólo requirió obediencia.

   Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor. José, como María, fueron personas sencillas que hicieron lo sencillo: obedecieron a Dios, y Dios, a través de esa obediencia, hizo su Navidad.

   ¡Qué preciosas y santas serían las navidades de muchos, si, simplemente, se limitaran a obedecer, a hacer lo que Dios quiere! ¡Ojalá le dejásemos a Dios hacernos la Navidad!

(1812)