“Evangelio

10 Diciembre, 2014 – Espiritualidad digital

No te salvarán si no te mueves

cooperación a la gracia   Seguimos hoy donde ayer lo dejamos: en nuestra cooperación a la gracia. Porque el anuncio que marca el Adviento, la noticia de que el Señor viene a salvarnos, no está completo sin la exhortación que el mismo Cristo nos dirige hoy: Venid a mí. Por tanto, parece claro que estamos llamados a encontrarnos en algún punto del camino que media entre los dos. Pero ambos tendremos que salir de casa. No fuera a ser que alguien piense que tal como está, sentado en el sofá del televisor, va a ser recogido por Cristo y llevado en volandas con la cerveza en la mano.

   Con todo, la distancia recorrida por Dios y por el hombre hasta que ambos se encuentren no es la misma. Será el Verbo Divino quien abandone el seno de su Padre y recorra el abismo que lo separa del hombre, hasta la misma cerca de su jardín. Al hijo de Adán sólo se le pide que salga de casa y alcance ese umbral, para abrazar allí a su Salvador.

   Concreciones: no pensar en ti mismo, ni hablar en exceso de ti. Comulgar a diario. Confesar tus pecados. Mortificar la carne. Ser sobrio en los gastos. Rezar mucho.

(TA02X)