“Evangelio

9 Diciembre, 2014 – Espiritualidad digital

Toma la mano de quien te salva

salvar   «Dios, que te creó sin ti, no te salvará sin ti». Son palabras de san Agustín. Dios no nos pidió permiso para crearnos; sin embargo, no nos salvará sin nuestro consentimiento. Nadie entra en el Cielo por la fuerza.

   Supón que un hombre se está ahogando en el mar. Y un amigo, a bordo de un bote, le tiende la mano para que pueda subir. Si quien está ahogándose rehúsa tomar la mano del amigo y se hunde, ¿culparás al amigo de no haberlo salvado? Mejor no lo hagas: míralo, está llorando por quien no quiso dejarse salvar. ¿Qué más podía haber hecho él?

   Suponed que un hombre tiene cien ovejas. Si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en el monte y va en busca de la perdida? Por salvar al hombre, ha dejado el Verbo Divino en el Cielo a los ángeles y ha venido a esta tierra de perdición. Pero, si el hombre no quiere tomar su mano llagada… si ve al sacerdote en el confesonario y se niega a postrarse para obtener el perdón… si se condena por su obstinación… ¿Habrá todavía quien culpe de ello al Pastor que llora a su oveja?

(TA02M)